Diario de Valladolid

Valladolid

Un matrimonio se enfrenta a 2 años de cárcel por llevarse a sus hijos de un centro de la Junta

La pareja se fugó con los tres menores en un descuido de la directora de la residencia donde se encontraba los niños, después de que los Servicios Sociales les hubieran quitado la custodia

8:45 h. 21/07/2019 Í. ARRÚE / VALLADOLID

Un matrimonio se enfrenta a 2 años de cárcel por llevarse a sus hijos de un centro de la Junta

E. PRESS

Un matrimonio de Valladolid se sentará en el banquillo de un Juzgado en los próximos días acusados de sustracción de tres menores –sus tres hijos– de un centro de acogida de la Junta en la capital vallisoletana. Los padres habían perdido la tutela de sus vástagos por «desamparo» de los niños y, dos días después, se presentaron en el centro de acogida y se los llevaron.

El fiscal, en su calificación provisional, solicita dos años de prisión para cada uno de los acusados –él, J.C., de 51 años, y ella, M.J., de 41– en la vista oral que se celebrará el próximo 31 de julio en el Juzgado de lo Penal 4 de Valladolid.

Los hechos se remontan al pasado 7 de marzo cuando la Gerencia Territorial de Servicios Sociales de la Junta de Castilla y León declaró a los menores –de nueve, seis y cinco años– en situación de «desamparo». Y como consecuencia de esta desprotección, el departamento de la Consejería de Familia, asumió la tutela legal por ministerio de la ley y delegó el ejercicio de su guarda, mediante medida de acogimiento residencial, en un centro de la Junta en la capital vallisoletana.

Tan solo habían pasado dos días cuando los progenitores pasaron a la acción para recuperar a sus tres hijos por las bravas. «Los acusados, actuando de común acuerdo, fueron a las 12.10 hora del 9 de marzo al centro de acogida donde se encontraban sus hijos y, aprovechando un descuido de la directora se llevaron a los tres menores de edad sin la autorización del personal del centro», recoge el Ministerio Público en su escrito de calificación.

Por fortuna, la aventura no duró más allá de 48 horas, ya que la Guardia Civil se presentó en el domicilio del matrimonio ubicado en un municipio del sureste de la provincia y, ante la evidencia, los cónyuges no opusieron mayor resistencia a entregar a la recua.
entrega «voluntaria»

Así, el acusado J.C. entregó «voluntariamente» a los niños cuando los agentes se presentaron en su vivienda a las tres de la tarde del 11 de marzo, lo cual no evitó, pese a todo, la presunta comisión de tres delitos de sustracción de menores tipificados en el artículo 225 bis 1.,2.1 y 4.2 del Código Penal.
Por ello, la Fiscalía solicita ocho meses de prisión por cada delito para cada acusado, es decir dos años de prisión para cada uno de los acusados, que poseen antecedentes penales, aunque no computables para la causa, así como la inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, así como al pago de las costas.

Un mes antes de esos hechos en Valladolid, la Guardia Civil actuó en Bembibre (León) por otro caso distinto de sustracción de menores. La Benemérita detuvo al padre de los pequeños de 2 y 6 años, cinco meses después de la denuncia presentada por la madre, que reside en la localidad toledana de Illescas.

El padre fue arrestado junto a otras tres personas más que participaron en los hechos, según se destapó en el marco de la Operación Elesta, que también investigó a otras cinco. Los menores fueron entregados a su progenitora y tutora legal. La investigación partió en Salamanca, después de que la mujer, que se encontraba en el extranjero y había dejado los niños bajo custodia de los abuelos maternos en Illescas, supiese que le habían entregado los pequeños a familiares del padre «con la intención de que la familia paterna se hiciese cargo de ellos a partir de ese momento», según informó la Guardia Civil. La entrega se hizo sin autorización de la madre, que además recibió continuas amenazas para que no denunciara el hecho y firmara distinta documentación que permitiera a los otros familiares actuar libremente con los niños.

Este tipo de delito ha cobrado actualidad este año con dos casos sonados. Uno afecta a la asociación Infancia Libre con cuatro hechos constatados. La primera detenida, el 1 de abril, fue la presidenta del colectivo en favor de una educación ‘alternativa’, María Sevilla, por un presunto delito de sustracción de menores tras incumplir una sentencia que otorgaba la custodia al padre de su hijo y mantenerle aislado en una finca de Cuenca, sin escolarizar, durante seis meses.
la cabrera

El pasado 12 de mayo fue arrestada en el municipio madrileño de La Cabrera una mujer por mantener secuestrada a su hija durante casi dos años sin permitir ver a su padre ni estar escolarizada.
La tercera detención tuvo lugar el 21 de mayo, cuando los agentes arrestaron en la Comunidad Madrid a una mujer a requerimiento de la autoridad judicial por incumplir reiteradamente el régimen de visitas fijado para su ex pareja y padre de la hija de ambos desde hace un año y medio. En este caso la niña sí estaba escolarizada.

El cuarto caso se produjo el 18 de junio y se trató de la cuarta mujer de esta asociación reclamada por la Justicia por hechos similares.

El otro caso mediático ha sido el de Juana Rivas, que el pasado 14 de marzo vio como la Audiencia Provincial de Granada ratificaba la condena de cinco años de cárcel para ella por la sustracción de sus dos hijos menores de edad cuando en mayo de 2016 viajó con ellos a España y, tras, no llevarlos de regreso a Italia con su padre como habían acordado, desobedeció numerosas órdenes judiciales para hacerlo.

Tras recibir un último requerimiento en julio de 2017 para que entregara los niños a Francesco Arcuri, su padre, Rivas desapareció durante un mes con los menores, que ahora tienen 5 y 12 años de edad. La batalla entre Arcuri y Juana Rivas no está cerrada, ni mucho menos. Un Juzgado de Cagliari (Italia) va a decidir en breve si archiva, tal como pidió la fiscalía de aquella localidad, o si se investigan las distintas denuncias presentadas por Juana Rivas por supuestos malos tratos físicos y psíquicos hacia ella y hacia sus hijos por parte de su expareja.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Diario de Valladolid ~ Mobile