Diario de Valladolid

Valladolid

Maroto, ilustre vecino de Sotosalbos

El empadronamiento del que será nuevo senador coge por sorpresa a los vecinos de la localidad segoviana / Desde diversas fuentes se apunta que se el número tres de Casado se habría inscrito en la casa que tiene el secretario autonómico del PP

7:10 h. 20/07/2019 TERESA SANZ TEJERO / SEGOVIA

Pablo Casado, Francisco Vázquez y Javier Maroto, el día de la toma de posesión de Alfonso Fernández Mañueco.Pablo Casado, Francisco Vázquez y Javier Maroto, el día de la toma de posesión de Alfonso Fernández Mañueco.

ICAL

La plaza de la localidad segoviana de Sotosalbos.La plaza de la localidad segoviana de Sotosalbos.

E. M.

Al nuevo ilustre vecino de Sotosalbos, el alavés del PP que no consiguió escaño en las últimas elecciones, nadie le ha visto en el pueblo segoviano en el que, al parecer está empadronado «desde hace dos meses», dicen fuentes de su partido. Las mismas fuentes que aseguran que Javier Maroto tiene «buenos amigos en Sotosalbos y viene con cierta frecuencia».

El hecho es que buena parte de los pocos vecinos que ayer se soltaban la lengua no le han visto «jamás» y se mostraban sorprendidos por la elección del lugar del empadronamiento.

«Oye, ¡quién sabe!…aquí hay gente con dinero que vende y compra casas y quizás, este del PP se haya comprado una finca de las que se venden», decía un paisano con carnet de hombre del lugar y retranca de larga vida. «!Lo mismo después de la noticia, nos pone Sotosalbos en el mapa!», decía.

El caso es que el empadronamiento de Javier Maroto cogió por sorpresa a los 120 habitantes empadronados en esta localidad, famosa por la galería porticada de su iglesia románica, una de las más antiguas de la provincia y el atractivo principal que motiva las visitas al pueblo. Cuando a lo largo de la mañana «en alguna emisora de radio», escucharon que «el del PP», estaba empadronado en Sotosalbos y se preguntaron:»pero.. ¿dónde?. Aquí nadie le ha visto nunca», decían unos y otros a El MUNDO.

«Dicen que se ha empadronado en casa de unos amigos, pero ni idea de dónde ni quienes son», respondía una vecina. El alcalde, del PP, que había anunciado por la mañana su deseo de no hacer declaraciones, se mantuvo ajeno al teléfono, evitando así confirmar dónde se ha empadronado y desde hace cuánto tiempo.

Sotosalbos es un pueblo inusual, sin estructura de pueblo corriente que dirima en torno a la barra de un bar sus conversaciones de actualidad. La mayor parte de su caserío está diseminado en fincas de gran tamaño y suficientemente separadas, por lo cual es fácil guardar el anonimato en los casi 24 kilómetros cuadrados de superficie, con una densidad de cinco habitantes por kilómetro cuadrados, rodeados de vegetación, buen arbolado y con numerosos residentes venidos de fuera.

No hay tienda, ni supermercado. Solo un bar-restaurante que, ante el calor de estos días no abre hasta la noche, y dos hornos de asar que reciben más visitantes cualquier fin de semana que un día como ayer, a 34 grados bajo el sol. «El pueblo está desierto con tanto calor, para qué vas a abrir el bar durante el día», señalaba su propietario.

Un hotel de celebraciones y algún alojamiento turístico rural, además de su iglesia presidiendo la Plaza Mayor, y un viejo potro, construyen una imagen de pueblo serrano del que ya habló Juan Ruiz, el Arcipreste, en su libro del Buen Amor. Fue ese texto clásico el que un día de hace más de veinte años condujo al escritor Camilo José Cela a adquirir un edificio del casco urbano y crear junto a Marina Castaño y otros socios, un hotel de cuya propiedad se desprenderían pasado un tiempo.

Otro de sus vecinos habituales y muy querido en la zona, al que sí se le ve por la zona, es el ex defensor del Pueblo, Álvaro Gil Robles, sorprendido igualmente ayer por la noticia que conoció por este periódico.
«No tenía ni idea de que Javier Maroto venga por Sotosalbos o tenga relación con este lugar», señalaba en declaraciones a EL MUNDO. No faltaban ayer quienes apuntaban que «quizás» el secretario autonómico del PP y último presidente de la Diputación provincial de Segovia, Francisco Vázquez, con casa familiar en esta localidad, hubiera podido prestar su dirección al empadronamiento de su compañero de partido. Un extremo que se apunta desde diveras fuentes consultadas por este periódico, que indican que la casa que tiene Fancisco Vázquez, con quien este periódico trató de contactar sin conseguirlo, sería el lugar donde se habría inscrito Maroto. En cualquier caso, como señalaban algunos de los empresarios hosteleros del lugar: «Si Javier Maroto ha venido por aquí, no se ha dejado ver. Aquí, si vienes a alguna de esas fincas, nadie se entera».

El nuevo vecino ‘invisible’ de Sotosalbos, cumple así la condición de ‘castellanoleonés’ de algún rincón de la geografía para poder ser elegido senador por esta Comunidad por designación autonómica. Lo que los socialistas consideran «una absoluta falta de respeto a la ciudadanía». Para el secretario general del PSOE de Segovia, José Luis Aceves, se trata de una persona «ajena a Castilla y León, empadronado apresuradamente en Segovia para colocarle en el Senado», señaló.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Diario de Valladolid ~ Mobile