Diario de Valladolid

Opinión

Tragedia en la carretera que obliga a tomar conciencia

7:10 h. 22/07/2019

LAS CARRETERAS VUELVEN a estar de actualidad tras el trágico accidente en Salamanca, en el que perdieron la vida cuatro jóvenes de la localidad salmantina de Alba de Tormes. A falta de conocer con exactitud las causas del luctuoso siniestro, esa que vendrá por vía de la investigación judicial y de la Guardia Civil de Tráfico, resulta evidente que el trágico accidente obliga a tomar conciencia de la responsabilidad que debe tenerse al volante.

No se trata aquí de buscar culpables, para eso ya está esa investigación policial y judicial, pero parece claro que se hace necesario intesificar las campañas de conciención, en las que se haga hincapié en esa responsabilidad que debe ser máxima cuando de echarse a la carretera con un vehículo se trata.

Respetar las normas de circulación, evitar distracciones, donde el uso del móvil según los útlimos datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) es la principal causa, y, por supuesto, evitar echarse a la carretera después de haber bebido, entre otras son algunas de esa observaciones sobre las que debe trabajarse en esa obligada toma de conciencia que es necesario inculcar a todos, ya sean conductores o no, peatones, moteros y ciclistas,aquellos que de una u otra manera son partícipes del uso de las carreteras.

La muerte de estos cuatro jóvenes, alguno de ellos menor de edad, deja bien a las claras que algo está fallando en una sociedad que ve como, año tras año, más de mil personas se dejan la vida en la carretera.

Y, lo que es peor, asume el dato casi con la misma naturalidad de quien lo ofrece. Una sociedad con conciencia que se precie no puede permanecer impasible ante el goteo constante de accidentes y de muertos en las carreteras convencionales, autovía y autopistas. Entre otras cosas porque esa impasibilidad es la que viene a hacer que, muchas veces, en la mayoría de las ocasiones no se afronte la salida a las carreteras, sobre todo cuando se trata de recorridos cortos, con esa responsabilidad y exigencia de atención que requiere la conducción.

Las administraciones, principalmente la DGT, tiene que trabajar en remarcar esa atención y hacerlo con campañas que obliguen a tomar conciencia y, por supuesto, con las obligadas sanciones y multas aquellos que hagan caso omiso de las normas de circulación. Pero es hora ya de que los ciudadanos, todos sin excepción porque todos de una u otra forma hacen usos de las carreteras se paren a reflexionar y tomar conciencia de lo que supone circular por cualquiera de las vías.

Permanecer impasible no puede ser la actitud cuando a diario se sabe de los muertos y heridos que se cobran los accidentes de tráfico. La tragedia de Salamanca, con cuatro jovenes muertos y dos heridos graves, obliga a tomar conciencia.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Diario de Valladolid ~ Mobile