Diario de Valladolid

Innovadores

SALAMANCA

Un chip camaleónico para internet

David Alonso de la Torre estudia cómo conectar un pequeño dispositivo a la red, de manera que pueda funcionar de forma independiente en cualquier entorno / Una de las características más importante del proyecto es la seguridad

11:59 h. 25/06/2019 E. LERA

El estudiante de Ingeniería de Telecomunicación David Alonso de la Torre en las instalaciones de la empresa salmantina Sidisel.El estudiante de Ingeniería de Telecomunicación David Alonso de la Torre en las instalaciones de la empresa salmantina Sidisel.

ENRIQUE CARRASCAL

El mundo centrifuga y las nuevas tecnologías transforman los modelos con la vista puesta en la cultura empresarial, la productividad y el respeto al medio ambiente. Una revolución industrial que modifica las compras, el funcionamiento de los electrodomésticos, las rutinas saludables, los viajes, las comidas en los restaurantes, el tiempo de ocio...

Un lazo invisible que almacena datos con seguridad y conecta todos los sectores, incluyendo transporte, salud, hogar, juguetes, coches. Nada se escapa. Sin embargo, es importante entender la conectividad, ya que no sólo tiene que ver con teléfonos móviles y ordenadores, sino con facilitar las conexiones en lugares de difícil acceso, aumentar la eficiencia de los edificios desde la sostenibilidad, desarrollar nuevos modelos de negocio, incrementar la seguridad de los empleados, obtener más información del ecosistema y conectar máquinas. Comunicar miles de terminales para aprovechar al máximo sus aplicaciones.

Una hiperconexión en la que se zambulle el estudiante de Ingeniería de Telecomunicación en prácticas en Sidisel David Alonso de la Torre, quien trabaja en cómo conectar un pequeño dispositivo a la red, de manera que pueda funcionar de forma independiente en cualquier entorno. Este aparato, según señala, debe poder actualizarse, comunicarse con estaciones base cercanas, obtener datos de sensores, permitir el uso de actuadores, etc., de modo autónomo usando tecnología de comunicaciones NarrowBand IoT, que es una variante del estándar del 4G de banda estrecha apropiada para dispositivos de bajo consumo.

En este sentido, detalla que los aparatos están basados en microcontroladores ARM Cortex-M, diseñados para bajo consumo, de manera que puedan funcionar durante largos periodos de tiempo con pequeñas baterías. A esto hay que añadir, subraya el estudiante, la seguridad. Por ello, se han realizado esfuerzos dirigidos a conseguir un dispositivo seguro tanto en comunicaciones como en la información que procesa, para permitir un futuro despliegue comercial.

Tras la puesta en marcha de este proyecto basado en el Internet de las Cosas se espera conseguir controlar microcontroladores para aplicaciones de sensorización, actuación y localización, con el objetivo de que puedan actualizar, configurar y administrar por ellos mismos. «Este proyecto permite controlar microprocesadores ARM de forma remota y cómoda para administrar nuestros recursos», indica para, a continuación, añadir que es de especial interés para aplicaciones en las que no se dispone de acceso físico a los recursos, o en las que existe un gran número de recursos que se desean controlar con una configuración sencilla.

Para Alonso de la Torre, es innovador porque usa tecnologías emergentes que están en fase de introducción. De hecho, los estándares que las regulan son de hace pocos años. Además, afirma que las tecnologías estudiadas en estas iniciativas se caracterizan por el «bajo consumo y largo alcance», y se prevé que tengan «un gran impacto» en los próximos años.

Respecto a las ventajas, apunta que la principal es su alcance, porque las técnicas anteriores no están preparadas para las nuevas necesidades que se plantean. «Sus características de sencillez, largo alcance y bajo consumo la hacen óptima para aplicaciones que hasta ahora eran inimaginables», subraya. Gracias a su sencillez, por ejemplo, el estudiante de Ingeniería de Telecomunicación dice que se posibilita el uso de un gran número de dispositivos, que, además, se caracterizan por no necesitar muchos recursos.

En esta línea, detalla que el largo alcance ofrece la opción de realizar conexiones casi desde cualquier parte, pudiendo monitorizar múltiples entornos. «El bajo consumo permite que los dispositivos no necesiten grandes baterías y que puedan funcionar de forma autónoma durante mucho tiempo». De igual manera, presume de que supone «un mejor aprovechamiento» de los recursos. «Se mejora desde la eficiencia de las comunicaciones hasta el consumo de los dispositivos que hacen uso de ellas». No hay que olvidar tampoco, agrega, el ahorro en ciertas aplicaciones, puesto que ofrece la posibilidad del control y la monitorización de los recursos para su optimización.

El proyecto, que arrancó el pasado verano y se terminó en septiembre, nació de la oportunidad para mejorar ciertos productos que tienen en la empresa Sidisel. Y es que sus aplicaciones son múltiples. En primer lugar, para la agricultura, ganadería o cualquier explotación que se quiera controlar de forma remota. Por ejemplo, tal y como expone David Alonso de la Torre, se puede usar para el control y monitorización de riegos, del medio ambiente, seguridad de lindes o trazabilidad de ganado.

En especial, está enfocado en ámbitos con poca estructura tecnológica, con la meta de digitalizar y optimizar su funcionamiento. Se pueden encontrar también aplicaciones en las denominadas smart cities o ciudades inteligentes para el control de farolas o de las plazas libres en un aparcamiento. De la misma forma, existen diversos usos en medicina como el control de pacientes, en automoción para la administración de vehículos y en muchos más ámbitos.

El estudiante de Ingeniería de Telecomunicación comenta que el desarrollo de este proyecto, junto con otros de esta línea, ha permitido que la tecnología esté plenamente integrada en los productos de Sidisel. Por eso, la empresa salmantina presentará las soluciones. Además, está en proceso de buscar partners interesados en su explotación inmediata.

- IR A VERSIÓN ORDENADOR -

Diario de Valladolid ~ Mobile